martes, 16 de abril de 2013

control fungicida

El día 9 de Abril se recolecta la planta cola de caballo en las terrazas del jardín botánico de la universidad ya que crece abundantemente y de manera silvestre, se dejan secar las ramas por espacio de 5 días sin que pierdan su verdor, se realiza un hidrolato con la infusión de estas plantas el día 15 de Abril y se aplica el hidrolato el día 16 de Abril

Las plantas de arveja son susceptibles de enfermedades fungicas favorecidas por la humedad que atacan en las primeras etapas del cultivo los tallos y las bases de los tallos, por lo que el control preventivo debe ser constante aplicando por lo menos un control semanal. Si el control no es efectivo es necesario realizar un control correctivo con un fungicida mas efectivo, ante la pocas a eficacia de los hidrolatos.


 las plantas de arveja suelen afectarse por la insolación en los tallos por lo que se recomienda, no desyerbarle las malezas después de la floración parta mantener una humedad o sombra adecuada para evitar el secamiento del tallo. Esta recomendación la recibí de mi abuelo que conoce el cultivo de la arveja hace mas de 20 años.Ademas la labor cultural de deshierba requiere muchas horas de trabajo por lo que al hacer una análisis costo beneficio suele determinarse que después de un abonado inicial de la arveja en los primeros 45 días que sea idóneo a la productividad esperada, las hierbas no afectan ostensiblemente el rendimiento de la productividad de la arveja.




El día 15 de Abril se realiza un deshierbe de las plantas cerca de la base de los tallos para evidenciar el estado de patogenicidad fungica en las plantas y se encuentra que aparecen varias manchas. Se procede a aprovechar un caldo sulfocalcico de acuerdo a las recomendaciones de el libro el ABC de la agricultura de Jairo Restrepo. y de las recomendaciones del libro Volvamos al campo de la biblioteca de la Universidad de Caldas.



Se adquiere una bolas de 14 gr de azufre en polvo por un costo de $1000 en una farmacia, segun la recomendacion de Jairo Restrepo el caldo debe hacerse preferiblemente con cal viva pero ante la falta de disponibilidad debe usarse dos terceras partes mas de cal apagada o de construcción.


Se pone a hervir 500 ml de agua en un recipiente metálico y una vez se encuentre a punto se agrega el azufre teniendo cuidado de no acercarlo a la llama y la cal. Se revuelve constantemente hasta que se produzca una solución de color café. Si la solución después de cierto tiempo aun tiene trazas de azufre se le agrega un poco mas de cal apagada, la cal se usa para que el azufre pueda ser diluido en la solución y de esta manera pueda realizarse una aspersión efectiva sobre los tejidos y partes del suelo afectadas por la contaminación fungica. 

 Se recomienda guardarlo en un lugar donde no lo afecte la luz y adicionarle un poco de aceite para que no reaccione con el aire.



No hay comentarios:

Publicar un comentario